domingo, 21 de octubre de 2012

GYOUZA (Empanadillas chinas)

Las empanadillas Gyôza, como el ebi-shuumai, es un plato originalmente chino que se ha hecho muy popular en Japón, especialmente en los restaurantes de ramen, donde uno normalmente pide un plato de ramen y unas cuantas gyôza para acompañar. Para la pasta: 170 ml de agua. 200gr de harina. Para el interior: 200 gr de carne de cerdo picada. Col. Cebolla verde. Ajo. Jengibre. Sake. Salsa de soja. Sal y pimienta. Aceite de sésamo. Para la salsa: Salsa de soja. Vinagre Para preparar la masa: Mezclar el agua y la harina para crear una pasta que no debería ser pegajosa, sino suave. Una vez creada la pasta, colocar un paño húmedo por encima. Dejar reposar unos minutos. Coger una pequeña porción de masa y aplastarla encima de la mesa hasta crear un disco plano de unos 10cm de diámetro, aunque deberiáis intentar que el centro del disco fuese un poco más grueso que el borde. Repetir esta acción e ir haciendo "discos" hasta terminar la pasta. (Os recomiendo que coloquéis los discos sobre una base plana untada de harina, para que no se peguen). Para preparar el interior: Cortar unas cuantas hojas de col verde, un poquito de cebolla verde, jengibre y un poco de cebolla en pequeños trocitos —bien pequeñitos—. (La cantidad de "verde" debería ser proporcional a la cantidad de "carne" que decidáis poner en cada gyôza, vosotros decidís). Mezclar los vegetales con la carne picada. Añadir un poco de sal, pimienta, salsa de soja, aceite de sésamo y sake y mezclar bien Para preparar y freír las gyôza: Poner un poquito de mezcla en el centro del "disco" de masa que hemos preparado antes. Con el dedo, untar la punta de medio disco con un poco de agua. Cerrar la gyôza por la mitad. En teoría, debéis arrugar unas 6 veces la punta de la masa, algo que parece fácil de hacer, pero que sinceramente a mi me costó muchísimo aprenderlo (y creedme, después de preparar cientos de gyôza —sí, habéis leído bien, cientos— para el Fin de Año Chino con mis amigos chinos, ¡no conseguí hacer ni una gyôza perfectamente!). Freír las gyôza con un opoquito de aceite caliente, hasta que la base esté dorada. Una vez doradas, añadir un poquito de agua (más o menos que cubra algo menos de la mitad de las gyôza). Cocer a fuego alto hasta que el agua se evapore. En una fuente, mezclar proporcionalmente la salsa de soja y el viagre. Para comer, mojar la gyôza en la salsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario