jueves, 1 de marzo de 2012

vánočka (pan tradicional checo)


La vánočka es un pan tradicional checo, típico de navidad. Es rico en huevo y mantequilla, lo que lo hace parecido al brioche. La piel de limón y la nuez moscada añaden color y sabor, conteniendo también la masa pasas y almendras, que se trenza como un jalá. La vánočka puede elaborarse a partir de tres trenzas cada vez más pequeñas, lo que a veces se interpreta como una escultura tosca del Niño Jesús envuelto en un manto y tumbado en un pesebre.

Tiene una reputación de ser difícil de preparar, por lo que en muchas casas el proceso tiene asociadas supersticiones y costumbres especiales. Cuando se hace vánočka, se dice que debe pensarse en alguien querido. Otra costumbre es evitar tocar con plata u otro metal la vánočka. Por último, la persona que hace la vánočka debe dar saltos mientras la masa sube
600 g de harina de repostería
- 42 g de levadura fresca
- 100 g de azúcar blanco fino
- unos 200 ml de leche
- 2 yemas de huevo
- 1 sobre de azúcar vainillado
- una pizca de sal
- 1/4 cucharadita de nuez moscada
- 1/4 cucharadita de clavo
- 125 g de mantequilla derretida
- 85-100 g de pasas
- 1 huevo batido y almendras laminadas para decorar

Trocear la levadura en un cuenco y mezclar con dos cucharadas de harina, dos de azúcar y un poco de leche caliente; tapar y dejar que fermente entre 30-45 minutos.
Tamizar la harina en un bol grande y añadirle la sal. Hacer un volcán e incorporar la levadura, el resto de los azúcares, las dos yemas y las especias. Cuando esté un poco mezclado añadir la leche y la mantequilla alternando y trabajar bien la masa hasta que quede homogénea; deberá ser algo espesa y dura. Amasar unos minutos, cubrir con un par de paños y dejar levar más o menos una hora. Cuando haya crecido amasamos un poco más y volvemos a dejar que crezca hasta que doble el volumen.
Mientras podemos dejar las pasas bañadas en ron o vino dulce, luego hay que escurrirlas y secarlas bien.





Después de amasar unos minutos más y añadir las pasas, dividimos la masa en 9 porciones iguales y formamos rollitos. Debemos usar 4 para hacer la trenza de la base; tres para la segunda trenza y dos enrollados para la última fila.
Ponemos la trenza sobre una bandeja preparada y precalentamos el horno a 220º. Pintamos con huevo batido, decoramos con la almendra y lo metemos al horno. Después de 8 minutos hay que bajar la temperatura a 190º hasta que se dore. Aproximadamente cuando hayan pasado unos 18 minutos, pincharlo con una brocheta para ver si sale limpia.
Esperar unos minutos y dejar que se enfríe totalmente sobre una rejilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario