lunes, 5 de marzo de 2012

Pulla con cardamomo (pan finlandes)


Se llama pulla a un pan de postre finlandés algo dulce condimentado con semillas de cardamomo machacadas y ocasionalmente pasas o almendra fileteada. También se conoce como nisu, que es la antigua palabra finesa que sigue usándose en algunos dialectos, a pesar de que originalmente significaba ‘trigo’


•420-480 g de harina panificable
•150 ml de leche entera
•4 cucharadas colmadas de azúcar
•1 huevo
•15 g de levadura fresca (5 g de levadura seca)
•1/2 cucharada de cardamomo machacado
•1 cucharadita de sal
•100 g de mantequilla a temp. ambiente
•1 huevo batido para pintar el bollo


Prefermento:

1.Se toman 100 ml de la leche y 100 g de la harina, y se ponen en un cuenco. Se añaden 3 g de levadura fresca o 1 g de levadura seca (yo lo hago a ojo de buen cubero, respecto al peso total del paquete), es decir, 1%.
2.Se mezcla todo bien con un tenedor y se tapa con plástico. Se deja reposar en un sitio no muy fresco. Con esta cantidad de levadura lo normal es que el prefermento tarde alrededor de 3 horas en estar burbujeante.


Masa principal:

1.Cuando el prefermento está burbujeante y a punto ya de hundirse de tan inflado, se añade sobre este el resto de la harina, el resto de la leche, la sal, el resto de la levadura, el cardamomo machacadito en un mortero y el azúcar.
2.Se amasa entonces a mano o a máquina, como la ropa sucia, hasta obtener una masa bastante elástica y suave. Se añade por último la mantequilla de trocito en trocito, hasta incorporarla toda y obtener una masa blandita y satinada. Se hace una bola y se deja en un cuenco aceitado, que se tapa con plástico. La masa debe doblar de volumen.
3.Una de las formas tradicionales de este pan es la de trenza, aunque se puede hacer incluso en bollitos individuales. Veréis que a mí las trenzas no se me dan muy bien, porque hay que dejarlas siempre suficientemente laxas para que una vez levado el pan siga pareciendo una trenza... yo las hago demasiado apretadas, siempre. Por eso se me funden en un gran tarugo. Bueno, es lo que hay. Pues eso, una vez doblada la masa, la volcáis sobre la encimera enharinada, la desgasáis aplastándola con la mano y la dividís en tres porciones. Hacéis un churro con cada porción y luego una trenza, intentando dejarla bastante flojita, no como yo. Se tapa el bollo con plástico, cuidando de que no lo toque, y se deja levar otra vez.
4.Se pone el horno a calentar a 210-200 ºC. Cuando el bollo casi ha doblado, se bate el huevo y se pincela toda la superficie. Se mete al horno de inmediato. Al cabo de unos 10-15 minutos, cuando el bollo ya ha subido y se está empezando a dorar, se puede bajar un poco la temperatura del horno, para que no se tueste en exceso. Al menos en mi horno es necesario. Se hornea en total entre 20 y 25 minutos.
Antes de hornearlo, después de pintarlo con el huevo batido, se puede espolvorear con granillo de azúcar y con almendras fileteadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario