miércoles, 22 de diciembre de 2010

Panettone


● 1 kg de harina
● 250 g de azúcar
● 2 cucharadas de miel
● 200 g de mantequilla
● 3 huevos
● 50 g de levadura de cerveza fresca disuelta en 200 ml de leche templada, o cantidad equivalente de levadura seca

Aromas:
● 1 chorro de licor
● 1/2 cucharadita de extracto de malta
● 1 cucharadita de cada una estas esencias: vainilla, almendra, budín y agua de rosas

● 1/2 kg de fruta escarchada (abrillantada) picadita
● 150 g de uvas pasas
● 150 g de nueces picadas
Mezclar en la batidora todos los ingredientes menos la harina y las frutas.
Agregar la harina poco a poco hasta formar una masa lisa y bien trabada.

Tapar y dejar que doble su volumen (llevará su tiempo porque es una masa pesada).
Amasar, aplastar bien y repartir toda la fruta, enrollar y formar un bollo.

Ponerlo en una placa de horno, taparlo con un paño o una bolsa de plástico y dejar fermentar hasta que esté bien hinchadito (aplastarlo suavemente con un dedo: si recupera la forma es que ya está).

Hornear a temperatura moderada. Cuando esté empezando a dorarse, rociar con agua en la parte superior y continuar la cocción hasta que se oscurezca bastante y la parte inferior suene a hueco. Enfriar sobre rejilla tapado con un paño de cocina.

Esta forma es la tradicional del panettone de Milán, en tiempos industriales los empezaron a hornear en moldes para aprovechar mejor el horno. Si se prefiere así, poner el bollo en un molde redondo de 20-25 cn de diámetro y unos 15-20 cm de altura, así la parte superior desborda y queda la forma clásica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada