domingo, 28 de noviembre de 2010

Limonia


pecho de pollo
manteca de tocino
cebollas
almendras
(eventualmente la yema de un huevo duro)
especies
zumo de limón
Para hacer "limonia", sofreir el pollo con la manteca de cerdo y las cebollas. Triturar las almendras, ya peladas, y después desleír con la manteca, meterlas después con el pollo y las especies; y si no teneis almendras espesar el caldo con la yema del huevo, y cuando será hora de servir meteis el zumo del limón o limones ácidos
SEÑOS HISTÓRICOS
Todos los tratados italianos medievales y renacentistas presentan diversas recetas llamadas limonia, lumonia, lomonia o limonea, más o menos sencillas o añadiendo muchos otros ingredientes. Composiciones llamadas laymuwiya aparecen en textos árabes almenos del siglo XIII y también esas pueden ser muy simples o complicadas (con acelgas, arroz, yogurt, perejil, berenjena, puerro, zanahoria, coriandolo, zenzero, menta), pero todas en general preven la carne de pollo, las almendras y naturalmente, el zumo de limón. La salsa, de gusto ácido o agridulce se dulcifica con miel o azúcar, venía servida para acompañar ya fuese carne que pescado, como prueba, de entre tantos ejemplos posibles, la comida que tuvo lugar en Milán en el 1368 en ocasión del enlace matrimonial de Violante Visconti y Lionetto d' Anversa, duque de Clarence: como séptimo plato fueron servidos "caponi & carne in limonia, con pescado in limonia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario