domingo, 28 de noviembre de 2010

buñuelos de saúco para seis platos


harina
requesón
(queso fresco)
queso rallado
queso salado
levadura
huevos
leche
agua rosa
uva seca
flor de saúco
grasa
(mantequilla, manteca)
azúcar
Toma cuatro onzas de harina, tres requesones del día o sino una libra de queso fresco, una libra y media de queso rallado, tres onzas de queso salado, la cantidad correspondiente a medio huevo de levadura y trabaja todo en el mortero. Añade al compuesto seis huevos batidos, un vaso de leche, tres onzas de agua rosa y amalgama todo bien. Si el compuesto resultase demasiado denso, alargarlo con una cantidad adecuada de leche y tres onzas de uva seca. En el período estival añadirás junto con los otros ingredientes una onza de flor de saúco. Después, con una cuchara harás los buñuelos grandes o pequeños, a gusto personal. Los freirás con el graso, o con mantequilla, o en tres libras de manteca.Cuando estarán listos para servir los espolvorearás con tres onzas de azúcar en polvo.
SEÑOS HISTÓRICOS
La palabra 'frittella' (buñuelo), come il verbo 'friggere' (freír), tiene un origen etimológico onomatopéico: su nombre deriva del "rumor" al freírse el graso en la sartén. Era un plato, y un método de cocción, entonces como hoy en día, muy común y no muy difícil de hallar su mención en los textos literarios ; Teófilo folengo, por ejemplo, nombra las "frittolae" y las "frittelae" , o bien Burichiello las "fritelle erbate". También los libros de cocina contienen así pues, muchas recetas para hacer buñuelos, a menudo agrupadas en un capítulo expresamente para ellos (Martino Rossi, Plaina,etc.). Los buñuelos podían ser dulces o salados, con carne o pescado, con fruta o legumbres, pero también sin nada dentro, como las famosas "frittelle piene di vento" (buñuelos rellenos de viento), del Maestro Martino, "se hincharán los buñuelos que parecerán llenos y serán vacíos", una receta de tanto efecto hasta el punto de ser propuesta de nuevo por Cristoforo Messiburgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario