miércoles, 6 de octubre de 2010

ñoquis de papas

Para los ñoquis:
500 gr de papas
125 gr de harina
50 gr de parmasano rallado
sal
1 huevo grande

Hervir o cocer al vapor las papas; dejar que se enfríen un poco, lo suficiente para poder manejarlas, y pasarlas por el pasapuré, dejándolas caer sobre una superficie enharinada (se trabaja mejor sobre madera, que tiene la porosidad ideal para amasar. En el Leroy Merlin me hice cortar unas tablas de conglomerado que, bien enharinadas, son maravillosas para panes, pizzas, ñoquis y pasta casera).

Salar las papas así trituradas y extenderlas un poco; espolvorearlas con el parmesano, añadir el huevo y amasar hasta obtener una bola de la que hay que cortar varios trocitos, suficientes para formar unos cilindros largos, de 1,5 cm de diámetro. Para formar los cilindros, espolvorear con un poco de harina, distribuyéndola con un colador fino, para no echar demasiada. Es importante que los ñoquis ni se peguen, ni sean mazacotes con demasiada harina, que comprometería su sabor. Cortar cada cilindros en partes de poco más de 1 cm de largo, aplastar un poco las bolitas de masa y pasarlas por las puntas de un tenedor, si no se tiene la tableta "rigagnocchi".

Preparar abundante agua y, cuando hierva, salarla y echar los ñoquis. Estarán cocidos cuando suban a la superficie, de donde se recogen delicadamente con una espumadera y se sirven en los platos, para luego condimentarlos con la salsa.
Es mejor preparar raciones individuales, en lugar de condimentar todos los ñoquis juntos, ya que, al mezclarlos con la salsa, si son muchos, se pueden romper.

Se pueden congelar en bandejas y, cuando estén duros,volcarlos en bolsas, para que no ocupen espacio. Se cuecen congelados, del mismo modo que si estuvieran recien hechos.


Para la salsa:
tomate entero pelado, en bote (el del Lidl es italiano y es el que más me gusta)
clavo entero
laurel o albahaca fresca
ajo
chalota
azúcar de caña
sal y pimienta
aceite de oliva virgen extra

Calentar en el aceite un poco de chalota picada y uno o dos dientes de ajo enteros (uno por cada bote de tomate que se utilice). Añadir el clavo y, cuando la chalota esté ligeramente dorada, añadir el tomate, troceado y con su jugo.
Tapar y dejar cocer 5 minutos a fuego medio.
Añadir la sal, una pizca generosa de azúcar, la pimienta y el laurel (o la albahaca).
Bajar la llama y cocer a fuego lento unos 45 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada