martes, 27 de julio de 2010

angel cake

1 taza de harina tamizada • 1/4 de taza de azúcar vainillada • 10 claras • 1 cucharada al ras de cremor tártaro • 1/4 de cucharadita de sal fina • 1 taza de azúcar molida • 1 cucharadita de jugo de limón • 1 cucharadita de agua fría • 1 cucharada de esencia de almendras • Relleno: 200 g de crema chantilly • frutillas frescas para el relleno y la decoración de la torta • Merengado: 2 tazas de pulpa de frutillas • 1 taza de azúcar molida • 3 claras batidas en punto de nieve

Tamizar varias veces la harina junto con el azúcar para airearlos. Batir en punto de nieve las claras junto con el cremor tártaro y la sal. Agregar en forma de lluvia el azúcar molida y luego en forma envolvente, sin batir, la harina tamizada. Agregar el jugo de limón, el agua y la esencia de almendras. Distribuir la mezcla en un molde con tubo apropiado para cocinar esta torta sin enmantecar y, con una espátula, remover con suavidad la preparación del molde para quitar las burbujas de aire. Llevar a horno moderado durante 50 minutos aproximadamente. Retirar del horno, invertir el molde sobre una rejilla y dejar que se desprenda y enfríe. Cortar la torta en 2 o 3 capas, rellenar con la crema, algunas frutillas y armarla nuevamente. Colocar en una cacerola la pulpa de frutilla y el azúcar, llevar al fuego y hervir hasta que tome punto. Incorporar hirviendo sobre las claras batidas y mezclar suavemente. Cubrir la torta con el merengado de frutilla y decorar con algunas frutillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada